Marketing de consumo masivo

Marketing de consumo masivo

Ventajas del marketing de masas

El mundo conectado y la ubicuidad de la tecnología han reescrito para siempre las reglas de la creación de marcas, la innovación, los medios de comunicación, la creatividad y el comercio minorista. Si bien Internet ha sido el motor de esta transformación, el verdadero impulsor ha sido, sin duda, el teléfono móvil.

El móvil está liberando el control, el poder y la capacidad de elección de los consumidores en una medida que nunca antes habíamos visto, impulsando una revolución de hipersegmentación. A medida que pasamos del marketing masivo a la personalización masiva -de centrarse en los promedios a los individuos- creo que en el futuro construiremos marcas en segmentos de uno. Para los profesionales del marketing que tradicionalmente han creado y comercializado marcas para la mayoría dominante -el segmento más grande- esto significa pensar en el marketing de forma muy diferente a la del pasado.

Los consumidores de hoy, con mucho poder y tecnología, controlan cada vez más los mensajes de marca que reciben y cómo compran las marcas. A medida que el comportamiento de micromomento -en el que las personas recurren instintivamente a su dispositivo para satisfacer una necesidad- se convierte en la norma, las expectativas de los consumidores en cuanto a valor, comodidad e inmediatez de respuesta por parte de las marcas son cada vez más exigentes.

Libro en rústica para grandes masas

El marketing de masas es una estrategia de marketing en la que una empresa decide ignorar las diferencias de los segmentos de mercado y apelar a todo el mercado con una oferta o una estrategia,[1] lo que apoya la idea de emitir un mensaje que llegue al mayor número de personas posible. Tradicionalmente, el marketing de masas se ha centrado en la radio, la televisión y los periódicos como medios de comunicación utilizados para llegar a esta amplia audiencia. Al llegar a la mayor audiencia posible, se maximiza la exposición al producto y, en teoría, esto se correlaciona directamente con un mayor número de ventas o compras del producto.

  Nombres creativos para instagram

El marketing de masas es lo contrario del marketing de nicho, ya que se centra en las ventas elevadas y los precios bajos y pretende ofrecer productos y servicios que atraigan a todo el mercado. El marketing de nicho se dirige a un segmento de mercado muy específico; por ejemplo, servicios o bienes especializados con pocos o ningún competidor[2].

El marketing de masas o marketing indiferenciado tiene sus orígenes en la década de 1920 con el inicio del uso masivo de la radio. Esto dio a las empresas la oportunidad de atraer a una gran variedad de clientes potenciales. Debido a esto, el marketing de variedades tuvo que cambiar para persuadir a una amplia audiencia con diferentes necesidades para que comprara lo mismo. A lo largo de los años se ha convertido en una industria multimillonaria a nivel mundial. Aunque decayó durante la Gran Depresión, recuperó su popularidad y siguió expandiéndose durante los años 40 y 50. Se ralentizó durante los movimientos anticapitalistas de los años 60 y 70 antes de volver con más fuerza que antes en los 80, 90 y en la actualidad. Estas tendencias se deben al correspondiente auge de los medios de comunicación de masas, la matriz del marketing de masas. Durante la mayor parte del siglo XX, las grandes empresas de productos de consumo se aferraron al marketing de masas, es decir, a la producción, distribución y promoción en masa de un mismo producto de la misma manera para todos los consumidores. El marketing de masas crea el mayor mercado potencial, lo que permite reducir los costes.

  Objetivos especificos de un plan de marketing ejemplos

Mass market deutsch

Si bien el cambio a las compras en línea ha sido casi universal en todas las categorías, las personas con altos ingresos y los millennials están liderando el cambio de gasto en línea tanto en artículos esenciales como no esenciales. La generación X ha experimentado un cambio similar, aunque no a la misma escala que los millennials. La Generación Z ha concentrado su cambio online en categorías concretas: ropa y calzado, entretenimiento en casa y comida para llevar/entregar.

La crisis ha provocado una oleada de nuevas actividades, con un sorprendente 75% de los consumidores estadounidenses probando un nuevo comportamiento de compra en respuesta a las presiones económicas, el cierre de tiendas y el cambio de prioridades. Este cambio general de comportamiento también se ha reflejado en una ruptura de la fidelidad a las marcas, ya que el 36% de los consumidores ha probado una nueva marca de producto y el 25% ha incorporado una nueva marca de distribuidor. De los consumidores que han probado diferentes marcas, el 73% tiene la intención de seguir incorporando las nuevas marcas a su rutina. La generación Z y las personas con altos ingresos son las más propensas a cambiar de marca.

Consumo masivo

Alemania es un país donde el pago en efectivo está muy extendido. Las tarjetas de débito son utilizadas y ampliamente aceptadas, aunque hay lugares donde sólo se acepta el efectivo. Las tarjetas de crédito son menos comunes y pueden ser rechazadas en algunos establecimientos como pequeñas tiendas, restaurantes y hoteles. La deuda de los hogares en relación con el PIB ha bajado en Alemania (52,5% del PIB en el segundo trimestre de 2018). La deuda se compone de deudas a largo plazo (inmuebles), que aumentan, y de deudas a corto plazo (créditos al consumo), que disminuyen. Los alemanes tienen unos 760 euros de deuda por persona en 2018. El nivel de endeudamiento de los hogares es relativamente bajo en comparación con otros países europeos, ya que la deuda inmobiliaria es menor y, por tanto, los consumidores necesitan menos préstamos. La mayoría de los préstamos son concedidos por los bancos y los proveedores bancarios tradicionales. Los préstamos se utilizan para financiar la vivienda, los electrodomésticos (frigoríficos, lavadoras, productos electrónicos). La tendencia debería continuar en 2019, con un aumento de los préstamos hipotecarios pero una desaceleración del crédito al consumo. En el segundo trimestre de 2018, los hogares alemanes contrataron 11.800 millones de euros de nuevos préstamos.

  Sytel publicidad y marketing
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad